sábado, 20 de enero de 2007

Misticismo novohispano


Muero, ¿quién lo creerá? a moanos
de la cosa que más quiero,
y el motivo de matarme
es el amor que le tengo.
Así alimentando, triste,
la vida con el veneno,
la misma muerte que vivo,
es la vida con que muero.
Pero valor, corazón,
porque en tan dulce tormento,
en medio de cualquier suerte
no dejar de amar protesto
-Sor Juana Inés de la Cruz

2 comentarios:

Milo Hickman dijo...

Contraste novohispano:

"Este, que ves, engaño colorido,
que del arte ostentando los primores,
con falsos silogismos de colores
es cauteloso engaño del sentido;

éste, en quien la lisonja ha pretendido
excusar de los años los horrores,
y venciendo del tiempo los rigores
triufar de la vejez y del olvido,

es un vano artificio del cuidado,
es una flor al viento delicada,
es un resguardo inútil para el hado:

es una necia diligenica herrada,
es un afán caduco y, bien mirado,
es cadáver, es polvo, es sombra, es nada."

Zoon Romanticón dijo...

El contraste es, por demás, barroco. Pero da una gran idea de la diferencia entre un retrato y una persona real. ¡Una gran selección para contrastar la esencia de la Hermana y su imagen!