domingo, 5 de octubre de 2008

Meditación Paulina I

No vivan como necios sino como sabios, aprovechando al máximo cada momento oportuno (Ef. 5, 15-16)


Se ha dicho que uno debe aprovechar cada momento. Que el disfrute de cada instante es lo que nos permite llevar una vida feliz. Pienso que no es así: de posturas como aquélla es de donde el empirismo moral surge y obtiene sustento.

No es en cada instante donde está la felicidad. No en la contemplación de un presente radical entendido como "cada vez en cada caso". Lo que se debe aprovechar es cada momento oportuno, es decir: se debe deliberar sobre lo adecuado y lo conveniente de cada momento para aprovecharlos según como son en realidad.

1 comentario:

Milo Hickman dijo...

Es verdad. Incluso abrazando el sufrimiento y dándole un sentido se alcanza la felicidad. Uno no es feliz cuando sufre, pero si se niega el sufrimiento también se niega la felicidad.

Se feliz no es estar siempre alegre o contento, ni disfrutarlo todo, sino aprender a vivir lo que hay de la mejor manera posible. Sacar bien de todo, incluso de lo malo.